Comunidad de Paz de San José de Apartadó 20 años en resistencia

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó en Colombia se formó el 23 de marzo de 1997. La localidad de San José y sus tierras está situada en la zona montañosa de la región de Urabá, tristemente conocida por su violencia e inestabilidad. Las tierras se las disputan tres grupos armados: el ejército colombiano, los grupos paramilitares (a menudo en complicidad con el ejército estatal), y el ejército guerrillero Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Cada uno de estos grupos armados ha sido responsable del asesinato y agresiones a miembros de la Comunidad de Paz.

La Comunidad de Paz es un caso emblemático de resistencia social en Colombia. Al formar una zona pacifista han renunciado a la violencia cultural como mecanismo de poder y han abanderado la neutralidad. Al adoptar el trabajo comunitario, han renunciado al individualismo y la especulación, y la han substituido por los valores comunitarios, la afinidad y el respeto por la tierra.

La historia de la Comunidad de Paz es una historia de resistencia noviolenta y llena de dignidad frente a la brutalidad del militarismo, desde su formación, ha sido blanco de asesinatos y persecución. Mucha gente ha muerto y mucha ha sido obligada a esconderse, pero la Comunidad de Paz sigue adelante firme en sus principios de noviolencia, trabajo comunitario y derecho a la tierra.

 

No, no retrocedemos

De nuevo, nuestra Comunidad de Paz acude a la humanidad y la historia, esta vez, para manifestar nuestra máxima expresión de gratitud a todas las personas que desde los diversos lugares del mundo nos han sostenido con su fuerza moral insobornable al cumplir 20 años de comunidad.

Han sido 20 años de dolor, lágrimas y tortuosos momentos que han dejado en pedazos nuestros anhelos y esperanzas. En ese caminar, hemos visto arrancar la vida a muchos de nuestros hermanos y hermanas de nuestra comunidad, con el afán de acabarnos.

Han sido dos décadas de sufrimiento y dolor, donde los peores horrores de la guerra se han manifestado contra nuestro proyecto de vida. Pese a todo ello, hemos resistido pacíficamente y sobre todo creativamente con opciones alternativas creando espacios de vida en medio de la muerte y el horror.

Al cumplir 20 años sembrando vida, más que celebrar fue conmemorar y recordar a los cientos y cientos de nuestros hermanos y hermanas que ofrendaron sus vidas al construir este proyecto de vida comunitaria. A todos y a cada uno de ellos, los recordamos, y llevamos presente sus palabras y enseñanzas que jamás morirán en nosotros. Los asesinos podrán apagar nuestras vidas, pero jamás nuestros sueños.

A todos y todas las personas que nos han acompañado, que han seguido de cerca, o que han leído, visto, escuchado, o visitado nuestro proyecto de vida en el transcursos de estos años, les manifestamos que nuestras palabras de gratitud se nos quedan cortas, y no nos queda más que expresarles esa gratitud y aprecio por ello, a la vez que nos reafirmamos en nuestros principios y valores humanos a los que jamás renunciaremos pese a las circunstancias a las que seamos sometidos. No, no retrocedemos ni un centímetro ante los asesinos, ni abandonaremos el territorio de nuestros padres y ancestros, siempre ira en nuestra memoria día a día las palabras de nuestros hermanos y hermanas caídos (as).

A todos nuestros amigos que nos han acompañado; hermanos- hermanas, nuestro más profundo sentido de gratitud por toda la ternura y por esas palabras de aliento que nunca han faltado al compartir esta experiencia que nos presenta la vida paso a paso.

Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Marzo 28 de 2017

 

Comunidad de Paz de San José de Apartadó
http://www.cdpsanjose.org

twitter; @cdpsanjose

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

WordPress spam Bloqueado por CleanTalk.